Manifiesto de la REMPA por Asesinatos de Periodistas Mexicanos

REMPA Logo

RED MEXICANA DE PERIODISTAS AMBIENTALES, AC (REMPA)

 

Ciudad de México, D.F., México, 24 de mayo de 2012

 
Al pueblo de México
Al gobierno de México
A la comunidad periodística de México

Quienes integramos la Red Mexicana de Periodistas Ambientales, AC (REMPA) nos sentimos profundamente indignados y lastimados por los más recientes asesinatos de periodistas mexicanos en los estados de Chihuahua, Veracruz, Morelos y Sonora —que se integran a la larga lista de profesionales de la comunicación que han perdido la vida en hechos violentos o que se encuentran desaparecidos— y que acentúan aún más el nivel de riesgo y la peligrosidad para el ejercicio de nuestra profesión en nuestro país.

Es indiscutible que el asesinato de periodistas en México constituye un fenómeno que crece y que no parece tener límites. La impunidad con la que han sido arteramente asesinados compañeras y compañeros periodistas mexicanos ha generado en el gremio enojo, desconcierto, temor e impotencia. Esta situación es insostenible.

Hoy día México está considerado por prestigiadas organizaciones de defensa de los derechos humanos y de periodistas, como el país más violento e inseguro para ejercer profesionalmente el periodismo, en todo el mundo. Prueba de ello es que desde marzo de 2000 al 18 de mayo de 2012 han sido arteramente asesinados 95 mujeres y hombres dedicados al periodismo y 17 más han desaparecido (1).

Las cosas se han agravado en el último mes con el deceso de ocho compañeros y uno más que se encuentra desaparecido.

El 20 de abril de este año en Chihuahua, fueron asesinados a balazos Francisco Javier Moya Muñoz y Héctor Javier Salinas Aguirre, en un bar en el que fallecieron, además otras 13 personas.

Regina Martínez Pérez.

En Veracruz, apenas el pasado 28 de abril de 2012 fue ejecutada en su casa la periodista Regina Martínez Pérez, corresponsal de la revista Proceso. Y paradójicamente el 3 de mayo de 2012, en el Día Mundial de la Libertad de Prensa, se encontraron sin vida y con evidencias de tortura los cuerpos de tres compañeros reporteros gráficos más: Guillermo Luna Varela y Gabriel Huge, de la agencia Vera News, y Esteban Rodríguez.

Con ellos, durante los últimos 10 años han sido asesinados en Veracruz 15 periodistas, de los que ocho han muerto violentamente durante la administración del gobernador Javier Duarte de Ochoa, que entró en funciones el 1 de diciembre de 2010.

Pero no es todo, el 14 de mayo fue secuestrado en Chinameca, Veracruz, el fotógrafo veracruzano Cecilio Rodríguez que labora en el semanario Proyectos y que aún sigue desaparecido.

El pasado 13 de mayo también fue encontrado en Cuernavaca, Morelos, en el interior de su camioneta el cuerpo del periodista René Orta Salgado, muerto violentamente.

Y el jueves 18 de mayo en Ciudad Obregón fue secuestrado por un comando armado el periodista Marco Antonio Ávila García de 39 años de edad, reportero de la fuente policiaca para los periódicos El Regional y El Diario de Sonora de Cajeme. Marco Antonio, cruelmente torturado, fue encontrado muerto la tarde del viernes 19 en un paraje de la carretera federal México-Nogales, en Sonora.

Aprovechamos esta penosa, pero necesaria cita de los compañeros periodistas que recientemente han perdido la vida para brindarles nuestro pensamiento y solidaridad a las familias por el dolor que ha sido y es la pérdida física de sus seres queridos. Los integrantes de la REMPA nos solidarizamos con todas las familias que han sido o son víctimas de esta violencia contra las y los periodistas en los últimos años.

Por lo expuesto hasta aquí los miembros de la REMPA manifestamos nuestro más enérgico rechazo a los atentados contra la libertad de expresión y el ejercicio periodístico en México, requerimos al Gobierno de México para que brinde garantías a los periodistas y demandamos justicia para los deudos de los periodistas que ya no están con nosotros.

Además exigimos al Gobierno de México:

1. Que informe cabalmente el avance y resultado de las investigaciones sobre el asesinato de estos 95 compañeros y compañeras periodistas, así como de los 17 comunicadores desaparecidos.

2. Que garantice la absoluta seguridad y certidumbre al ejercicio del periodismo y la libertad de expresión en todo el país.

3. Que investigue con seriedad y solvencia las amenazas, agresiones y violencia física contra periodistas e instalaciones de medios de comunicación de todo el país y periodistas foráneos.

Hoy día se reconoce globalmente la función social del periodismo en la construcción de la democracia y en el desarrollo de los pueblos y las naciones. La violencia contra las y los profesionales del periodismo en México no puede permanecer impune y la sociedad no puede permanecer inmóvil. Por eso, pedimos a todos, hombres y mujeres libres de este país, alzar la voz unánimemente para exigir garantías absolutas al ejercicio del periodismo en todo México y castigo a los asesinos de periodistas. Si el gobierno mexicano no sabe, no puede o no quiere, entonces nos haremos escuchar.

Red Mexicana de Periodistas Ambientales, AC (REMPA)

1. Datos de Reporteros sin Fronteras, Artículo 19, Centro de Periodismo y Ética Pública, Comité para la Protección de los Periodistas, International Press Institute y Comisión Especial para dar Seguimiento a las Agresiones a Periodistas y Medios de Comunicación.

En Inglés.